top of page

¿Qué es el Impuesto Sobre la Renta Diferido?

El Impuesto Sobre la Renta Diferido y su impacto en los estados financieros.


En nuestro día a día como contadores nos encontramos con todo tipo de operaciones las cuales deben ser registradas en la contabilidad de personas físicas o morales, siendo comúnmente gastos, ventas, inversiones, cobros, pagos, entre otras; sin embargo, existen registros que no necesariamente se originan por una de estas operaciones, sino que se deben atender a las Normas de Información Financiera para la determinación de las mismas.


El Impuesto Sobre la Renta Diferido es el que corresponde a operaciones atribuibles al periodo contable actual, pero que fiscalmente son reconocidas en momentos diferentes. Esto quiere decir que debido a la mecánica de determinación del Impuesto sobre la Renta en la cual se tiene una utilidad distinta a la registrada contablemente, se dará un efecto de Impuesto Diferido el cual debe ser reconocido en los registros contables del ejercicio.


¿Cómo puedo saber si tengo efecto de Impuestos Diferidos en la contabilidad?


La NIF D-4 nos menciona que si tenemos diferencias temporales, pérdidas fiscales y los créditos fiscales, desde la valuación inicial de dichas partidas y al final de cada periodo, tendremos un efecto de impuestos diferidos que corresponderá a un pasivo o activo que debe reconocer la entidad.


Cálculo del Impuesto Diferido:


Para el cálculo del impuesto diferido deben utilizarse las leyes fiscales y tasas de impuesto diferido que a la fecha de cierre de los estados financieros estén promulgadas. Entonces si a la fecha de emisión de los estados financieros esa ley ya fue promulgada, ésta es la que debe utilizarse para el cálculo del impuesto diferido; de lo contrario, no será válida su utilización.


Para ello se utilizará el método de activos y pasivos. Este es en el que se comparan los valores contables y fiscales de todos los activos y pasivos de una entidad y de esta comparación surgen diferencias temporales, tanto deducibles como acumulables, a las que se les aplica la tasa de impuesto diferido correspondiente, que en este caso para personas morales corresponderá a un 30%, mientras que para personas físicas se aplicará la tasa efectiva que resulte de dividir el Impuesto Sobre la Renta propio entre la base gravable del mismo; el resultado obtenido corresponderá al saldo del pasivo o, en su caso, del activo por impuesto diferido al final del periodo.


Mesa de trabajo de un contador con calculadoras, documentos financieros y computadora.

¿Qué partidas se integrarán para determinar el Impuesto Diferido?


Para su determinación, la NIF D-4 nos menciona que se incluirán:


a) Activos contables por deducirse fiscalmente - su valor fiscal es el importe que será deducido para fines del impuesto a la utilidad de periodos futuros cuando la entidad recupere su valor en libros al venderlos o usarlos; algunos ejemplos son los inventarios y los activos fijos, respectivamente;


b) Activos contables por acumularse fiscalmente - su valor fiscal resulta de restarle al valor contable de dicho activo el importe que será acumulado para fines de impuesto a la utilidad de periodos futuros; como es el caso de las cuentas por cobrar derivadas de ingresos reconocidos contablemente, pero que se acumulan fiscalmente hasta que se cobran;


c) Pasivos contables por deducirse fiscalmente y pasivos contables ya acumulados fiscalmente - su valor fiscal resulta de restarle al valor contable de dicho pasivo el importe que será deducido o no acumulado para fines de impuesto a la utilidad de periodos futuros. Ejemplos de los primeros son las provisiones que serán deducibles hasta su pago; ejemplos de los segundos son los anticipos de clientes pues, debido a que fueron acumulados a la base fiscal al momento de su recepción, en un futuro, cuando se reconozcan como ingreso contable, se disminuirán de dicha base contable para llegar a la base fiscal;


d) Pasivos no contables por acumularse fiscalmente - su valor fiscal es el importe que será acumulado para fines del impuesto a la utilidad de periodos futuros; como es el caso del costo que fiscalmente se estima sobre cobros anticipados, el cual, en un primer momento, se reconoce como deducción fiscal antes de que se reconozca como costo contable; cuando se reconoce como costo contable, este monto habrá que sumarlo a la utilidad fiscal como una partida acumulable;


e) Pérdidas fiscales pendientes de amortizar por la entidad


Contador trabajando en una oficina con papeles, calculadoras y computadora.

Algunas consideraciones


Para la determinación del impuesto diferido no deben incluirse partidas que no afectarán ni la utilidad o pérdida neta contable, ni la utilidad o pérdida fiscal, como pueden ser los impuestos por pagar o el efectivo.

El impuesto diferido que debe registrarse contablemente resultará de comparar el saldo determinado al final del periodo actual con el saldo al inicio del mismo periodo del pasivo o del activo. Desde su valuación inicial y a la fecha de cierre del estado de situación financiera, debe evaluarse la probabilidad de recuperación de cada uno de los activos por impuesto diferido reconocidos por la entidad, por lo que si se estima que alguno de ellos no será recuperable por la entidad, no deberá formar parte del cálculo de este impuesto.


Dentro del estado de posición financiera, el pasivo y activo por impuesto diferido, en su caso, deben presentarse en el largo plazo.


¿Quieres saber si tus estados financieros están siendo elaborados atendiendo las Normas de Información Financiera?, una auditoría de estados financieros es una muy buena opción que te ayudará a saber tu situación actual en el cumplimiento de estas normas, acércate con nuestros expertos que con gusto te orientarán en estos temas.

Comments


01

Nos ponemos en contacto contigo mediante un consultor experto.

02

Diagnosticamos a profundidad la situación actual de tu empresa.

03

Diseñamos soluciones confiables, efectivas y escalables.