top of page

Depreciaciones de activos fijos, ¿Por qué no utilizar las tasas fiscales para su contabilización?

Para el funcionamiento integral de una empresa o negocio, son fundamentales cuatro tipos de recursos: humanos, técnicos, materiales y financieros; sin alguno de estos no se podrían lograr las metas u objetivos del negocio. Dentro de los recursos materiales y tecnológicos necesarios para la operación de una entidad nos vamos a encontrar con activos fijos, los cuales según lo mencionado por la NIF C-6 de las Normas de Información Financieras, se tratan de bienes usados en beneficio de la entidad, para la transformación de los productos que venderá la entidad o para prestar servicios a sus clientes.


La adquisición de activos fijos debe entenderse como una inversión, ya que estos contribuyen a realizar las operaciones que darán las utilidades que toda entidad requiere para seguir operando; esto implica que por el paso del tiempo y el uso de los mismos se tendrá un desgaste el cual se verá reflejado en la disminución de la productividad de los mismos.


Este desgaste por el uso o el simple paso del tiempo debe verse reflejado en los estados financieros de la entidad, puesto que va a representar un costo o gasto el cual debe ir asociado al ingreso que se logró obtener en parte gracias al uso del mismo.


Depreciación de activos fijos


¿Qué es la depreciación?

La misma NIF C-6 define este término como la distribución sistemática y razonable en resultados del monto depreciable de un componente a lo largo de su vida útil. El término “vida útil” es la pauta que nos ayudará a definir el tiempo que se designará para realizar esta distribución al resultado.


¿Qué tasas utilizar?

Entonces, si las propias Normas de Información Financiera nos mencionan que se debe realizar la depreciación de acuerdo a la vida útil de los activos, ¿Por qué la mayoría de las entidades utilizan las mismas tasas de depreciación?; esto sucede debido a que en la Ley de Impuesto sobre la Renta en sus artículos 33 al 35 nos establecen distintas tasas máximas de depreciación para poderlas deducir fiscalmente, sin embargo, éstas son topes fiscales que sirven para determinar la deducción de las mismas en la declaración anual y no deberían ser consideradas para determinar el registro contable de las mismas, puesto que son porcentajes estándares que no necesariamente reflejarán la vida útil de los activos en una entidad.


Un ejemplo claro de lo mencionado anteriormente son las adquisiciones de automóviles o equipo de transporte, que fiscalmente se establece una tasa de depreciación del 25% de forma anual, misma que nos llevará a repartir en resultados el valor del activo durante 4 años, sin embargo, un automóvil de una entidad la cual se dedique a la venta al menudeo tendrá un mayor desgaste por el uso que un automóvil que sea adquirido para el uso de un funcionario de la entidad, el cual solamente lo utilizará para sus traslados hacia la entidad. De igual forma, una maquinaria que sea utilizada en una entidad en la que se emplean 3 turnos de trabajo disminuirá su vida útil en mayor medida en comparación de una que solo tiene un turno de labores.


Es por eso que se debe establecer un método de depreciación de estos bienes el cual debe reflejar el momento esperado en que se van a recibir los beneficios del uso de este bien. Existen varios métodos los cuales nos menciona la NIF C-6 como pueden ser métodos de actividad, método de línea recta, métodos de cargos decrecientes, métodos de unidades producidas, entre otros.


depreciaciones de activos fijos


Recordemos que el método de depreciación aplicado debe revisarse, al menos cada ejercicio o ciclo de operaciones de la entidad y de existir un cambio importante en el patrón esperado de obtención de los beneficios económicos futuros, debe cambiarse para reflejar el nuevo patrón, debiendo reconocerse prospectivamente como un cambio en una estimación contable de acuerdo con la NIF B-1.


Así pues mientras se tenga un método de depreciación adecuado a la vida útil de los activos con los que se labora en tu compañía, los estados financieros mostrarán información veraz que ayudará a la mejor toma de decisiones.

Commenti


01

Nos ponemos en contacto contigo mediante un consultor experto.

02

Diagnosticamos a profundidad la situación actual de tu empresa.

03

Diseñamos soluciones confiables, efectivas y escalables.

¡Recibe consultoría personalizada!